VOLUNTADES ANTICIPADAS

Es un documento en el que una persona, con plena capacidad para obrar, manifiesta de forma anticipada sus deseos respecto a ciertas intervenciones médicas, para que sean respetados y cumplidos por el médico o el equipo sanitario cuando la persona que ha otorgado el documento se encuentre imposibilitado para manifestar su voluntad. Es frecuente que las personas mayores y los enfermos, cansados ya de problemas y dolorosos tratamientos, prefieran establecer estas disposiciones para hacer más pacífico y llevado lo que se ha dado en llamar el "tránsito final", de ahí su común denominación de "testamento vital",

En cuanto a las personas que pueden otorgarlo, con carácter general, las distintas legislaciones autonómicas exigen que sea otorgado por personas mayores de edad y con plena capacidad de obrar, por eso es necesario que Vd. se anticipe a esa situación y la manifieste por anticipado.

Respecto a su contenido, NB Gestión podrá aconsejarle las medidas que Vd. podrá establecer, entre las cuales se encuentran las siguientes:

- Los criterios que han de tenerse en cuenta para priorizar los valores y expectativas personales, así como manifestar el deseo de que se evite el llamado "encarnizamiento terapéutico", o que le sean aplicados tratamientos paliativos del dolor.

- Las situaciones concretas en que se quiere que la voluntad anticipada sea tenida en cuenta.

- Las instrucciones y límites más concretos a la actuación médica y la información sobre probabilidades evolutivas.

En cuanto a la forma de otorgamiento de este documento de voluntades anticipadas, la legislación autonómica varía a este respecto, aunque con carácter general se permite optar entre dos formas:

- La primera es ante testidos mayores de edad y con plana capacidad. El número de testigos varía en función de la legislación autonómica de que se trate, pero con carácter general puede ser de dos a tres y no han de tener relación de parentesco con el otorgante, ni vinculación patrimonial, para evitar captaciones de voluntad.

- La segunda, y más recomendable, es su otorgamiento ante Notario, en cuyo caso éste garantiza bajo su responsabilidad la capacidad del otorgante, que ha sido debidamente informado, que lo firmado se corresponde con su voluntad y que contenido no se ha alterado. Presenta, frente a la primera opción, la ventaja de su conservación en el protocolo y la garantía de su autenticidad e inalterabilidad, además de que puede orientarle en las consecuencias personales y patrimoniales de todo lo ordenado.

- Otras consideraciones, como, por ejemplo, la donación de órganos.

- La indicación del representante o representantes, pues además de manifestar su voluntad, cabe que el otorgante designe un representante para que intervenga como "interlocutor válido y necesario" para el equipo médico o equipo sanitario.

El otorgamiento de estos documentos se hace constar en el archivo autonómico correspondiente y en el archivo general creado en el año 2.007 para toda España.