CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

 

El contrato de arrendamiento es un acuerdo entre dos personas mediante el cual, una de los intervinientes (Arrendador) se compromete a ceder durante un tiempo determinado el derecho a usar y disfrutar un bien. Por otro lado, el otro interviniente (arrendatario) se compromete a realizar los pagos acordados como contraprestación de este derecho de uso. Estos pagos pueden ser tanto monetarios como en especie, aunque lo habitual es que sean entregas monetarias en forma de renta mensual.

 

¿Qué tipos de bienes se pueden arrendar? Pues prácticamente casi cualquier bien imaginable. Pueden ser bienes intangibles o tangibles, y dentro de ellos, pueden ser bienes muebles o inmuebles.

Los contratos de arrendamientos que solemos encontrarnos con mayor frecuencia son los contratos de arrendamiento de viviendas, contratos de arrendamiento de locales comerciales, contratos de arrendamiento de garajes, contratos de arrendamiento de negocio, etc. 

Uno de los problemas con el que una persona se encuentra cuando va a alquilar un inmueble para vivir en el de forma temporal (viviendas), es el desconocimiento sobre los términos legales incluidos en el contrato, lo que provoca que algunas personas los lleguen a firmar sin haber comprendido cuales son las consecuencias de la aplicación de cada una de las clausulas incluidas en dicho contrato. En algunas ocasiones el arrendador (que es, por norma general, quien redacta el contrato de alquiler) puede llegar a incluir clausulas que pueden ser consideradas como abusivas. Nos encontramos, por tanto, ante una posible situación de indefensión por parte de la figura del arrendatario.

Con el objeto de intentar que cualquier persona (tanto arrendatarios como arrendadores) pueda comprender mejor que implicaciones pueden tener las clausulas tipo que suelen incluirse en los contratos de arrendamiento, vamos a analizar un modelo de contrato de arrendamiento típico, clausula a clausula. Para ello, iremos incluyendo comentarios aclaratorios a continuación de cada clausula del contrato.

Habría que tener en cuenta, que se trata de un contrato privado, es posible encontrarse con clausulas de todo tipo que regulen hasta el menor de los detalles del acuerdo. En cualquier caso, en principio, todas estas clausulas pueden ser negociables entre las partes.

En el caso, en que a posteriori se demostrara que alguna de las partes no estuviera legitimada para firmar el contrato, podría considerarse como un contrato nulo.