GESTION DE TESORERIA

La tesorería es el área de la empresa que tiene por finalidad controlar el conjunto de operaciones relacionadas con las operaciones de flujo monetario o flujo de caja (“cash flow”), es decir todas esas operaciones que incluyen el cobro por las ventas o los servicios ofrecidos por la empresa, el pago por todos los gastos ocasionados, así como la gestión de la caja y de todas las gestiones relacionadas con las instituciones financieras.

La tesorería es la que se encarga más directamente de los movimientos reales del dinero que entra y sale de la empresa, y comprende todas las gestiones necesarias para la obtención de dinero, fuentes de financiación tales como los descuentos comerciales, el factoring, los préstamos bancarios, etc. Además, es la encargada de almacenar todos los soportes de las transacciones, incluyendo la emisión diaria de la información sobre los fondos de la empresa, y es el área encargada de aplicar todo ese conjunto de medidas y los procesos administrativos que permiten prevenir los errores en cuanto al manejo de efectivo, la caja y bancos.

En muchas empresas, no existe una buena organización del sistema de cobros y pagos, limitándose a llevar un mero control contable de los mismos, a posteriori. Una organización más racional, permitiría a las empresas gestionar sus saldos de forma más rentable. Gestionando la liquidez de una empresa, se garantizaría que la cantidad necesaria de recursos líquidos estuviera disponible en el lugar y el momento adecuados, y se maximizaría la rentabilidad de los fondos sobrantes, minimizando el coste de financiación.

Para la correcta gestión de tesorería son necesarios el conocimiento y la gestión día a día de los movimientos de liquidez, inversiones y financiaciones a corto y largo plazo. Es necesario también el correcto seguimiento de las relaciones con los bancos, así como la realización de previsiones y presupuestos de tesorería.